Continúa el viaje

Con la llegada a Bangkok no concluía nuestro viaje, puesto que decidimos no quedarnos en la ciudad. Nos movían dos motivos para tomar esta decisión:
1) Realmente es una ciudad que no nos llama la atención. Seguro que hay algún templo budista interesante o el Palacio Real, pero su polución y su caos nos echa mucho para atrás.
2) Los disturbios que casi día a día van paralizando la ciudad, volviendola más caótica, si puede ser. Explicar la causa de los disturbios es algo complicado, tanto como la misma política tailandesa, pero lo voy a intentar:
Actualmente en Bangkok hay siete zonas claves tomadas por los Camisas Rojas (una de ellas cercana a la embajada de España). Estas zonas son ministerios o secretarías del gobierno. Los Camisas Rojas (a partir de ahora CR) se quejan de un sistema político corrupto y reclaman una reforma del sistema parlamentario antes de la celebración de cualquier tipo de elecciones. Estos CR en  su mayoría forman parte de un partido político que no gana unos comicios desde hace más de 20 años. Por otro lado están los Camisas Amarillas (CA y el amarillo es el color de la Casa Real) que son parte del partido conservador tailandés y que están a favor del sistema de elección parlamentario existente, aunque no del gobierno, ya que dicen que no es más que una marioneta de Thaksin Shinawatra (de hecho, la presidenta actual es hermana de él). Thaksin podríamos decir que es el Berlusconni thai: dueño de empresas de comunicación y que para llegar al gobierno propuso muchas medidas a favor de las clases bajas, aunque se le acusa de ser el presidente más corrupto de la historia de Tailandia. Es más, ahora vive en Dubai para que no le apresen por estos delitos de corrupción. En este “tinglao” también están metidos los militares, que en los, más o menos, 80 años de Monarquía Parlamentaria tailandesa han actuado en la política cuando les han venido en gana. La última de estas actuaciones fue 2006 en un golpe de estado que derrocaba a Thaksin, que ganaba sus segundas elecciones desde que lo condiguiese por primera vez en 2001. Actuaron con la excusa de la corrupción del presidente con disturbios y protestas realizadas por los CA. En estos meses los militares no han aparecido mucho, pero aun así los CR amenazaban con dividir el país en dos si de alguna manera  los militares se metían en este conflicto político. Además, a todos esto hay que añadirles la intervención de los agricultores en los días previos a las elecciones para reclamar las ayudas al arroz que prometió el gobierno y que aun no han recibido. Bajo mi punto de vista se columpiaron prometiendo comprar el arroz al doble de lo que  normalmente se vendía pero sin dinero para hacerlo y ahora no hay nadie que financie esa compra. Y la quinta pata de este banco la forma un gobierno que con las pasadas elecciones del 2 de febrero pretendía legitimar su gobierno, pero que no han servido de nada por las intervenciones de los CR y que alargarán el proceso otros cuatro o cinco meses.

Pues este era el cuadro que había en Bangkok cuando llegamos el 29 de enero y a tres días de unas elecciones que se antojaban moviditas. Así que nuestro siguiente destino era Chiang Mai, segunda ciudad en importancia en Tailandia y situada al norte, a apenas unos 200 kilometros de las fronteras con Birmania y Laos.
La ruta a seguir fue la siguiente: bus gratuito que enlaza los dos aeropuertos de Bangkok, el internacional Suvarnabhumi y el local Don Muang. En este viaje no entramos en el caos de la ciudad pero si pudimos ver el smog que constantemente cubre a Bangkok. smog en bangkok

Tras llegar al aeropuerto Don Muang y después de dar un par de vueltas buscando señalizaciones, cogimos el autobús de línea A1 y que nos llevaría hasta la estación de autobuses del norte de la ciudad, llamado Mochit 2. Este autobus vale 30 baths por persona (no llega a un euro) y nos llamó la atención como primero te dejan entrar y luego te cobran, dándote unos boletos que valen 10 baths cada uno. En este trayecto si que entramos en el caótico tráfico de Bangkok.

El A1 nos dejó junto a una explanada llena de autobuses de todos los tamaños y colores en un lugar lleno de toldos con un fuerte olor a picante y fritura de los puestos callejeros de comida mezclado con el humo de los tubos de escape de los cientos de coches que pasaban por la avenida que teníamos a nuestra espalda. Anduvimos un rato buscando algo que se pareciese a un puesto de información y en una de las vueltas sobre nosotros mismo intentando localizar algo que nos sonara familiar, vimos al otro lado de la avenida un edificio enorme, de tres o cuatro plantas de altura. Era la estación de autobuses que buscabamos. Cruzamos la avenida por un paso elevado y nos dirigimos hacia el edificio en cuyas puertas iban y venían multitud de taxis de todos los colores.

image

Tras preguntar por la taquilla que nos pertenecia, hicimos el canje de los billetes que anteriormente habiamos comprado por Internet.

Aun nos quedaban unas cuantas horas hasta la salida de nuestro autobus, así que decidimos hacer tiempo. Primero compramos la tarjeta SIM para mi móvil. La tarjeta sale por 190THB (THai Bath) y si quieres tener 3G son 100 más. La compañía que me dieron fue AIS. Tras mandar los correspondientes whatsapp’s sobre nuestro paradero y estado de salud, decidimos que ya era hora de comer…a las 6 de la tarde. Entonces nos adentramos en el 7-11 (seven eleven) de la estación. Estas tiendas americanas, y que salen en muchísimas películas, están repartidas por todo el país. Es como una especie de Badulaque de Apu, un ‘desavío’ dónde comprar casi cualquier cosa que sirva para subirte el colesterol. Hay comida precocinada que luego ellos mismos te calientan para su consumo. Compramos un arroz con pollo con buena pinta además de algunos paquetes de patatas con los sabores más reconocibles que pudimos encontrar. Salimos de la estación para sentarnos en unos cespedes que hay justo delante del edificio, abrimos el envase del arroz y nos dimos de bruces con la realidad de la comida Thai: ¡estaba horriblemente picante! Lo dejamos casi entero y se lo dimos a un anciano que estaba por allí cerca sentado, mientras que nosotros nos conformábamos con las patatillas.

Volvimos a la gran sala de espera y, tras unos minutos, vimos como poco a poco todo el mundo se ponía en pie. Allá dónde fueres, haz lo que vieres. Nos pusimos en pie también. Por el altavoz hablaba alguien del que, obviamente, no entendíamos nada, pero cuando se calló, todo el mundo en la estación se puso a cantar el himno de Tailandia (es la mejor suposición a la que llegamos). Era sobre las siete de la tarde y aun nos quedaba una hora de espera.

A las 20.20 salía nuestro bus V.I.P. de la compañía Siam First Tour que nos llevaría hasta Chiang Mai por 702 THB cada uno (para saber lo que es al cambio siempre dividimos por 40, aunque normalmente el Euro está rondando los 44THB). Explico lo de V.I.P.: en Tailandia los buses tienen clases según su equipación:
Ordinary bus, con asientos y poco más.
Second class, con ventiladores.
First class, con aire acondicionado.
V.I.P., con aire acondicionado, más espacio entre asientos casi totalmente requinables sin molestar al de atrás y masajeador, con azafata/o que da unas bebidas y aperetivos durante el viaje. Además, en este caso, se incluía unas pantallitas en el asiento de delante, al estilo del avión.
Fue un viaje de 10 horas dónde pudimos dormir lo que no dormimos en el avión. Y con la llegada a Chiang Mai a las 6:00 del jueves 30 de enero concluyó nuestro viaje que empezó un lunes 27 de enero a las 16:25.

Se me la mano con la escritura, así que dejo nuestra experiencia en Chiang Mai para la próxima entrada y aprovecho para despedirme.

¡Un abrazo!

Anuncios

Acerca de FranJBeja

Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, llevo los últimos meses viajando mientras intento reciclarme profesionalmente.
Esta entrada fue publicada en Nuestro Diario de Viaje y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s