Adiós paraíso. Adiós Pai

Después de conocer los alrededores de Pai, decidimos quedarnos allí un par de días más, disfrutando de no hacer nada. Pasamos un día entre las terrazas de nuestro hostel, paseando por el pueblo a pie, de vuelta al hostel para conectarnos a internet para buscar trabajo (que recordemos, es el motivo principal del viaje), de nuevo a las terrazas, cenar y dormir.

Y al día siguiente simplemente alquilamos la moto para perdernos por caminos menos transitados y parar en algún pueblo a comer algo casero. Siempre acompañados por un tiempo primaveral.

Realmente se puede vivir en este pueblo con bien poco. Hagamos unas cuentas rápidas de lo se puede gastar una pareja diariamente aquí:

  • Hospedaje:  250THB –    5’60€
  • Desayuno:      80THB –    1’79€
  • Almuerzo:    120THB –    2’69€
  • Cena:                 80THB –    1’79€
  • Cerveza:          50THB –     1’12€
      • Total: 580THB – 13’00€

Es decir, que puedes vivir un mes por 390€ y no te falta de nada. Y estamos hablando precio para los dos. Incluso podría ser menos porque normalmente los hostels por larga estancia te suelen descontar algo más, el desayuno muchos días era menos porque teníamos café en el alojamiento y con cualquier cosilla barata estábamos desayunados. Y los costes de almuerzo y cena están inflados. La mayoría de veces gastábamos menos de eso y terminábamos llenos.

También es cierto que hay gastos añadidos como alquilar una motocicleta (que realmente no es necesaria todos los días) o que se te escape la mano con la cerveza, como alguna vez nos pasó.

Lo cierto y verdad es que prácticamente por el mismo coste que teníamos de alquiler en Sevilla, aquí podíamos comer y vivir sin pasar necesidades.

We love Pai | Pai love you

(fuente: paitourismclub.paiexplorer.com)

Pero ya era hora de despedirse de Pai. Queríamos conocer más sobre Tailandia y no quedarnos estancados en una solo lugar. Así que hicimos nuestro check-out, dejamos la motocicleta y nos dirigimos a la estación de autobuses de Pai.

Como recordareis (sino podéis recordarlo aquí), a Pai llegamos en un minivan. Pero para salir hacia nuestro siguiente destino, queríamos probar los buses locales de corto recorrido. Mucho más baratos que los minivans, que es la otro única opción de salir de Pai, y por supuesto, se vive más de cerca la cultura tailandesa (a priori). Aunque también tiene sus inconvenientes, a saber: son algo más incómodos (a priori) y puede que en alguna cuesta se quede clavado.

Nuestro siguiente destino era Mae Hong Son, una ciudad limítrofe con Myanmar (antigua Birmania) y más o menos a unos 150 kilómetros de Pai. Coste del viaje por persona: 70THB (1’57€). Duración del viaje: más de cuatro horas en esta tartana.

Autobús Pai - Mae Hong Son

Autobús Pai – Mae Hong Son

Explico ahora los “a priori” que escribí antes: lo de conocer un poco mejor la cultura tailandesa no pudo ser, ya que la mayoría de los que íbamos dentro eramos “guiris“. Y lo de incómodo también se diluyó, porque el bus se vació rápido y la mayoría de los que estábamos montados, íbamos ocupando dos asientos, por lo que el viaje se hizo más cómodo y llevadero.

El camino fue muy parecido al que nos llevó a Pai. Montañas y más montañas, con curvas de 180º sin visibilidad y cruzándonos con camiones cargados con maderas a los que había que adelantar. Y por medio algún que otro amago de quedarse el bus en mitad de una cuesta. En esos momentos, las miradas entre los viajeros hacían presagiar lo peor, pero se tornaban en risas cuando en alguna curva cuesta abajo algunos asientos se desmontaban, quedándose solo en la estructura metálica.

También se incluyó una parada a mitad de camino dónde reponer fuerzas con un cubito de MAMA, unos noodles que con añadirles un poco de agua y esperar tres minutos ya tienes un rico plato para comer. La verdad es que nos hicimos fans de este plato, que solo costaba 15THB (0’34€) y lo podías encontrar casi en cualquier tienda.

Noodles MAMA (fuente: tastythailand.com)

Noodles MAMA (fuente: tastythailand.com)

Entre curvas y cuestas, llegamos a la estación de autobuses de Mae Hong Son. El resto de “guiris” y nosotros pecamos de pardillos, ya que el bus recorrió todo el pueblo y nos dejó en la estación, casi a las afueras de la ciudad, mientras que algunos lugareños que aun nos acompañaban, se bajaron en mitad de la ciudad.

Nos arriesgamos a llegar sin ningún alojamiento reservado, solo tomando referencias de booking.com. Así que tomamos la opción de recorrer la ciudad en busca de la mejor oferta.

Nuestra idea era encontrar algo parecido a lo que teníamos en Pai: un sitio tranquilo, cercano a algún sitio con agua. Preguntamos a gente que nos encontrábamos por dónde estaba el río y los hostales, guesthouse y backpackers; y la gente nos daban indicaciones hacia un lago en el centro de Mae Hong Son.

Aquella zona está repleta de alojamiento a muy diversos precios y fuimos preguntando uno por uno, hasta que después de más de una hora con la mochila a cuestas andando por ahí, dimos con el ideal, por su precio, por su ubicación y por la persona que lo regenta. El nombre: Johnnie Guesthouse.

Cuenta con dos tipos de habitaciones: el caro por 300THB (6’72€) con cama doble y baño propio; y el barato por 200THB (4’48€) con cama doble y baño compartido. Optamos por el barato, ya que los baños compartidos contaban con tres duchas, por lo que no habría agolpamientos; y porque la habitación era más luminosa al estar en uno de los laterales (creo que la foto de la habitación que sale en su web, era la habitación en la que estábamos).

Dejamos los bártulos, preguntamos a la dueña por el entorno, por dónde alquilar una moto y dónde comer. Nos explicó que justo había una feria al lado de la estación de bus, en la que había muchos puestos de comidas variadas. Desistimos de esa opción por no tener que andar otra vez todo ese camino de casi dos kilómetros. Y entonces nos contó que todos los días en los alrededores del lago, al atardecer, hacían una walking street con puesto de artesanías, ropa y comida, pero que aun era algo temprano.

Aun así, salimos a dar una vuelta por si pillábamos algo. Todavía estaban montando los puestos, pero una señora ya estaba en marcha y tenía su puesto montado. Pedimos su especialidad, un arroz con huevo y algunos vegetales, que por momentos nos recordó al puchero. Aunque tenía una nota llamativa: los huevos eran marrones, algo que en la vida habíamos visto. Pero nos lo comimos.

Huevos negros

Huevos negros

Tras comer esta maravilla, dimos una vuelta más por el pueblo, mucho más relajados y nos volvimos al guesthouse para descansar y recuperar fuerzas para al día siguiente poder conocer mejor esta nuestra nueva casa: Mae Hong Son.

Espero que os haya gustado, y si es así, por favor, dadle al “Me gusta” o compartidlo. Muchas gracias por vuestras visitas.

¡Un abrazo!

Anuncios

Acerca de FranJBeja

Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, llevo los últimos meses viajando mientras intento reciclarme profesionalmente.
Esta entrada fue publicada en Nuestro Diario de Viaje y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Adiós paraíso. Adiós Pai

  1. olga dijo:

    Me podéis decir donde os alojasteis en Pai.
    Graciassssss

    Me gusta

    • FranJBeja dijo:

      Hola olga!

      Pues nos quedamos en el Pai Park. Está junto al río y hay que cruzar como un puente colgante. Últimamente han hecho algunas modificaciones y ahora tienen más habitaciones y de diferentes categorías.

      Espero haberte ayudado y que disfrutes mucho de este pueblito.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s