Festival de las Flores de Mae Hong Son

Nuestra primera noche en Mae Hong Son fue extraña y casi no dormimos (al menos yo casi nada): por un lado pasamos de los más de 30ºC de la tarde a los menos de 15ºC por la noche. No estábamos preparados para tanto frío. Y por otro lado, durante casi toda la noche se escuchaban aullidos de perros que se contagiaban unos a otros hasta parecer que llenaban la ciudad entera. En verdad era algo escalofriante.

Así que al levantarnos aprovechamos el té gratis que nos daban para recuperar algo de fuerzas para iniciar el día. Además de pedir un par de mantas más para poder pasar la noche mejor.

A unos 200 metros de nuestro alojamiento estaba la tienda dónde alquilar la moto para conocer mejor Mae Hong Son. Aquí nos salió algo más caro el alquiler. En concreto 150THB (3’35€) por 24 horas. Aun así es barato y la alquilamos para dos días. En este local parecían algo más serio, porque nos dejaban la moto con el depósito lleno y había que devolverlo lleno. Algo más lógico y normal que lo de Pai.

Nos fuimos de la tienda con una advertencia: no ir muy a las afueras de Mae Hong Son ya podríamos encontrar algunas cuestas que la scooter no tendría fuerza para subirla.

¡Nos encasquetamos los cascos y a conocer mundo!

Primero fuimos a desayunar. No creeréis que íbamos a aguantar todo el día con unas hierbas nada más. Así que nos comimos un buen plato de arroz con pollo en uno de los restaurantes cercanos. Como siempre, por 80THB (1’79€) estábamos la mar de comidos.

Nuestro primer destino turístico fue subir al templo de Wat Phra That Doi Kong Mu. Este templo está situado en la cima de una montaña desde dónde se puede ver una genial vista de la ciudad por un lado y por el otro una panorámica genial de la cadena de montañas en la que se unen Tailandia y Myanmar (antigua Birmania).

Frontera de Tailandia con Myanmar

Frontera de Tailandia con Myanmar

El terreno del templo podemos decir que se divide en “dos plantas”. Primero se llega a una explanada en la que se pueden ver un par de pagodas (como tantas que habíamos visto en Chiang Mai) y las vistas de Mae Hong Son. Además había una serie de tiendas con souvenirs, comida y bebida, que llevan a la parte trasera y a la vista de la fotografía anterior.

En esta parte trasera tuvimos conocimiento de un dato curioso: a la puerta de una pequeña cafetería con un bonito diseño y unas mejores vistas, hay un cartel que marca el número de curvas de las dos principales rutas que llegan a Mae Hong Son: por el norte la ruta 1095 y por el sur la ruta 108. En unos poco más de 200 kilómetros hay 1864 curvas.

Mae Hong Son y sus 1846 curvas

Mae Hong Son y sus 1864 curvas

Un poco más metido en la parte de atrás se encuentra una capilla con un Buda sentado. Otro lugar dónde merecería la alegría dejarse llevar un poco y descansar a meditar.

Buda sentado de Wat Phra That Doi Kong Mu

Buda sentado de Wat Phra That Doi Kong Mu

Junto a la hilera de puestos podemos ver una pequeña calle que sube al, digamos, segundo nivel del templo. Allí se mejoran un poco más las vistas y podemos encontrarnos con un precioso templo blanco con ribeteados de rojos y dorados que le dan un aspecto especial. Además nos encontramos con un pequeño cementerio budista. Pequeñas lápidas muy juntas unas de otras. Y dominando esta zona un gran Buda de pie. Parece mentira que con una base tan pequeña no se haya caído ya.

Buda de pie de Wat Phra That Doi Kong Mu

Buda de pie de Wat Phra That Doi Kong Mu

Por supuesto todo el recinto estaba envuelto en un silencio y una paz que en pocos lugares se puede experimentar.

Pero queríamos ver más cosas. Mae Hong Son es conocida fundamentalmente por otra cosa que para nosotros es un espectáculo denigratorio: las “mujeres jirafas“. Estas mujeres pertenecen a una tribu, llamada “Kharen” que huyó de las guerras en Myanmar y se refugiaron en las montañas de esta zona de Tailandia. El gobierno tailandés permite estos asentamientos, pero a cambio de ser explotadas turísticamente.

Niña jirafa

Niña jirafa (Fuente: http://www.dogguie.net)

A estas mujeres les colocan estos aros de cobre cuando a penas tienen 4 años y desde ese momento le van agregando cada un año un nuevo aro. Estos aros no alargan el cuello, sino que presionan la zona de la clavícula y el tórax hacia abajo, haciendo el efecto de alargamiento del cuello. Afortunadamente, por aquí también está cada vez más caro el cobre por su escasez y son menos las niñas kharen que se someten a este sufrimiento.

No es fácil llegar hasta esos asentamientos, de hecho, la única forma que encontramos fue a través de unas barcazas que llevaban hasta los alrededores de la aldea y allí puedes ver como hacen “su vida normal”. Por supuesto esto no es gratis y cada una de estas excursiones rondan los 1200THB (26’78€), lo que convierte estas aldeas en auténticos zoos humanos.

Nosotros pasamos de estas excursiones y nos adentramos con la moto por carreteras entre bosques que parecen casi selvas, escuchando solo el sonido de la naturaleza.

De vuelta a Mae Hong Son paramos en la feria de la que nos habló nuestra anfitriona la noche anterior y comimos noodles y algo de carne por sus tiendas. Y de nuevo sin sobrepasar los dos o tres euros entre los dos.

El trajín del día hizo que volviéramos a nuestra habitación para dormir siesta, tras la cual volvimos a la feria para poder ver más tranquilamente sus puesto y saborear sus comidas. De paso nos encontramos con un escenario en la que bandas de música y baile de niños y niñas de las escuelas de Mae Hong Son  mostraban sus habilidades.  Nos enamoramos de un grupo que sonaba genial a pesar de su corta edad. Podéis ver un vídeo corto aquí.

http://www.youtube.com/watch?v=eqXOMhsxUNI

Además de habilidades musicales, en los puesto de alrededor del escenario se mostraban proyectos de ciencias de las escuelas de la ciudad, que iban desde estudios de la naturaleza hasta un coche de juguete capaz de seguir una carretera sin salirse. Y estos ingenieros no pasaban de los 15 años. Creo que en España deberían aprender de esto.

Espero que os haya gustado esta entrada y si es así, no dudéis en comentar, compartidlo o con un simple “Me gusta” en Facebook nos vale.

¡Un abrazo!

Anuncios

Acerca de FranJBeja

Licenciado en Publicidad y Relaciones Públicas, llevo los últimos meses viajando mientras intento reciclarme profesionalmente.
Esta entrada fue publicada en Nuestro Diario de Viaje y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s